Ir al contenido principal

La "cruzada" contra el hambre o lo mismo pero más barato

Desde el Plan Global de Desarrollo de José López Portillo, se hablaba de un gran programa de solidaridad, incluso se destacaba como parte de los valores nacionales ese acto, definió la “Alianza para la producción” y en los tres primeros años de ese gobierno se logró 6.2% de crecimiento del PIB, teniendo como palanca de desarrollo la producción (y el precio internacional) del petróleo.

Según el retrotraído Pacto por México “La  erradicación  de  la  pobreza extrema debe garantizar un mínimo fundamental: la alimentación. Por eso, la más alta prioridad la tendrá el garantizar que ningún mexicano padezca hambre” (Compromiso 6) acción que corresponde a decisiones ejecutivas.
Lo que se le ocurrió a Rosario Robles y su “equipazo” fue una “cruzada” (término muy usado en pro y en contra del pueblo mexicano) que tiene cinco objetivos:
  • Cero hambre a partir de una alimentación adecuada;
  • Eliminación de la desnutrición infantil aguda;
  • Aumento de la producción de alimentos;
  • Reducción de las pérdidas post-cosecha y de alimentos, e
  • Impulso a la participación comunitaria y la movilización popular.
Dos aspiracionales, dos operativos y refritos (de la “Alianza para la producción”) y uno organizativo (en ese orden).

Robles viene de la izquierda combativa de fines de los 70 y principios de los 80, de hecho su primera luz pública es en el STUNAM (habría que preguntarle su opinión de López Portillo y las “políticas socio-económicas” de este)

La base de la “cruzada” son los “programas de desarrollo social” es decir lo mismo que han recetado desde 1977 y hasta la fecha, desde el Programa Nacional de Solidaridad (y desde antes con los coplades y alianzas) nuestros “administradores” sustentan sus cesudas (así) acciones en la “corresponsabilidad” del Estado (y la sociedad) con los más necesitados.

Hoy tomando mi primer café del día (de ese que se produce en la sierra de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Guerrero o San Luis Potosí; que ocupa infantes ―mal pagados― para su cosecha y que se le paga al productor en una miseria, para ser “comercializado” por las grandes cadenas ―Nestle, Starbuck y claro WallMart y Soriana a precio de “mercado internacional”― descubro que la SEDESOL encontró la barita (así) mágica para solucionar la desigualdad social.

La política social del Estado mexicano desde hace muchos años ha estado fundamentada en la solidaridad, sin embargo ahora la abarataremos un poquito más con el “Impulso a la participación comunitaria y la movilización popular” ya Salinas había “descubierto” que el modelo de “participación social” corporativo estaba agotado (Zedillo le valió madres y los PANdejos simplemente no sabían que hacer al respecto)

Se conjuga el voluntarismo (que algunos consideramos sumisión) de Robles y la bición (así) de Salinas para integrar un programa “modernizador” (aunque date de hace cuatro décadas) que ahora si va a sacar a los mexicanos del flagelo del hambre.

SALUD.  Lo mismo pero más barato dice SIMI.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…