Ir al contenido principal

Pesos y contrapesos olvidados

El Sistema Político Nacional siempre contó con contrapesos, el PRI en sus épocas de mayor hermetismo, distribuyó el poder, como explicar la presencia de Lázaro Cárdenas y Miguel Alemán o como la se Salinas y Barttlet en el mismo gabinete o la de Farrell y Reyes Heroles en otro de los gabinetes.

Se trataba de entregar poder a cada una de las fracciones internas, se trataba de “distribuir” para posibilitar el crecimiento y generar los contrapesos que permitieran el equilibrio en la administración pública.

El gabinete de Peña Nieto, no muestra esa diversidad del PRI, es más parece un monolito, dejando de lado a fracciones muy importantes (aun representadas en ese instituto político) es decir, Beatriz Paredes cuanta con un capital importante al interior y ahí podemos encontrar a un Labastida o a Manlio Fabio que cuentan con cuadros viejos y nuevos que fueron olímpicamente excluidos.

En esa estructura partidista, hay radicales que se sienten desplazados, hay grupos de poder con capacidad de movilización y estructuras de base (con membrete o sin él) que son capaces de desestabilizar no sólo al gobierno, sino la paz social.

La repartición del pastel (pues así lo ven ellos) no fue pareja, no fue proporcional a los “sacrificios” realizados, es decir Manlio Fabio se hizo a un lado (por el bien de la estructura partidista) pero esperaba “a cambio” ser recompensado con un pedacito de poder que no le fue otorgado.  Beatriz Paredes se “alió” a Peña (a pesar de que ambos sabían que sus posibilidades para acceder al puesto por el que contendió eran ínfimas) y a cambio siempre “tuvo la esperanza” de recibir algo (incluso seguramente de manera velada o directa) se lo hizo saber al candidato.

Esos grupos radicales que realizaron trabajo (limpio y sucio) durante la campaña, esos grupos que “convencieron” con palabras, promesas o recursos a algunos mexicanos de otorgar su voto a favor de ese partido, reclaman ser compensados, cobran el “favor” y lo hacen de manera contundente, es decir, en las calles.

Esos grupos “apostaron” a un candidato de papel y esperaban “cobrar” ahora están exigiendo hacerlo.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…