Ir al contenido principal

Renegociar ¿pa’que?

Dice Trump que hay que “renegociar” e TLCAN; dice su grupo de “asesores” en materia de comercio internacional, que la renegociación es un asunto de seguridad comercial nacional y que debe ser prioritaria; dice Peña que México (ese ente tan ajeno a los mexicanos y tan de nuestros administradorzuelos) “está dispuesto para iniciar las negociaciones” (así como si ya eso fuera algo impostergable) y dice la iniciativa privada mexicana, que ellos respaldan a Peña, siempre y cuando también participen en la “renegociación

En fin que ya todos ellos decidieron sus prioridades y establecieron sus condiciones, sin importar los mexicanos; sólo a nivel de anécdota: hacia principios de la década de los 90, el “gobierno de la modernidad” negoció (con la iniciativa privada) unas condiciones que en aquel momento gracias al poder de la “divulgación” oficial convenció a la mayoría de los mexicanos de sus bondades y a casi cinco lustros la desigualdad social sólo ha aumentado.

La expansión del sector exportador mexicano desde 1994 hasta 2015 fue de poco más del 600%, el ingreso promedio de la familia mexicana en el mismo lapso de menos del 50% y el abasto de productos de importación de más del 240%, mientras que más de la mitad de las familias mexicanas están en condiciones de pobreza alimentaria.

México en el mercado automotriz (como en el de electrodomésticos, electrónicos y muchos otros) desde hace tres décadas (y se ha acentuado desde la firma del TLC) se ha especializado en el mercado norteamericano (y de otras partes del mundo), nos hemos convertido en los fabricantes de autos y electrónicos de nuestros vecinos, sin preocuparnos por producir y abastecer al mercado nacional.

México en 1993 vendía a los Estados Unidos el 82.7% del total de las exportaciones, hoy vende en 83% (nada ha cambiado en 25 años y nada cambiará en las próximas dos décadas), ellos requieren de nuestra mercancía y nosotros de su mercado, pero habría un primer supuesto de negociación que estaría basado en las condiciones de NUESTRO mercado, cosa que simplemente se ignoró en aquel proceso.

Además, las cadenas de producción de esos productos de exportación, pagan hoy salarios muy por debajo de lo que los obreros norteamericanos, italianos y hasta chinos perciben, pero el señor Trump, que de economía sabe poco, dice que va a imponer un impuesto (pues vaya con sus redactores y su nivel de estupidez) a los productos mexicanos (de hasta el 35% a los automóviles) y, en su nivel de ignorancia piensa que eso afecta a México y no a sus consumidores.

Negociar o renegociar el TLCAN o NAFTA, es tan ajeno a los mexicanos, tan sin sentido para el grueso de la población, tan estúpido para quienes sobreviven en las comunidades más marginadas del país, pero tan “importante” para nuestra “autoridad” e iniciativa privada, que resultaría hasta sospechoso, pues hoy la planta productiva que desde hace décadas está en México, ni es nuestra ni hace gran diferencia en el abasto nacional.

Pensar en reconvertirla, en hacerla útil al mercado interno, para esos muy débiles mentales que administran nuestro erario, es casi como pensar que México y los mexicanos estamos hasta la madre de su nivel de estupidez, ellos se consideran tan superiores, tan autosuficientes, tan diferentes a nosotros que no entienden en lo más mínimo nuestra básica necesidad de trabajo bien remunerado y abasto indispensable.

México requiere una política que primero piense en su campo, en sus campesinos, en su producción interna, en el abasto de productos básicos producidos en México, pero ellos sólo piensan en el mercado global (entiéndase estadounidense) y en los 250 millones de gringos que requieren refrigeradores y celulares; mientras en nuestro campo se dejó de producir alfalfa y hasta jitomate.

En esos años abrimos el mercado energético, el de telecomunicaciones, el de radio y TV, el de tecnología a “todos los competidores” y no establecimos políticas de producción y autosuficiencia local, decidimos comprar gasolina en el extranjero (y ahora nos dicen que allá en muy cara), decidimos traer hasta sobresitos con condimentos en lugar de producir jitomates, cebollas y ajos.

Hay comunidades en las que el cambio industrial hasta el frijol se consume de lata (o de bolsa) y hay localidades en este país en donde el abasto de cárnicos se ha reducido a mercados muy locales, casi de autosubsistencia.

No se requiere “renegociar” el TLC, se requiere un proceso de recomposición de la estructura productiva y de abasto, se requiere voltear a ver los niveles salariales que paga hoy la “industria de exportación” y se requiere de políticas que miren hacia adentro, dejemos que Trump siga ladrando y concentrémonos en nuestra México, sin esa bola de corruptos, rateros, indolente y estúpidos que han manejado nuestra política.

Seguro en unos años mejorarán las condiciones de vida de los mexicanos y no sólo de los “administradores” públicos.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inocentes

Dicen que Herodes, enfureció tras enterarse del nacimiento del futuro Rey de Israel y (este día) ordenó a sus soldados que mataran a todos los niños menores de dos años de la ciudad de Belén y alrededores para así asegurarse de que muriera el anunciado Mesías; dicen que esa fecha trágica de la fiesta religiosa, se convirtió en la celebración pagana del Día de los Santos Inocentes (que por cierto en algunos países anglosajones puede semejarse al Fools' Day (el "día de los tontos", el 1 de abril).
En México se dice que el gobernador de Chiapas, Julio César Ruiz Ferro, junto con el secretario ejecutivo del Consejo estatal de Seguridad, Jorge Hernández Aguilar, sobrevolaron la zona de Acteal el día de la masacre (22 de diciembre de 1997) y gritó algo así como “ahí tienen su día de los santos inocentes
También se supone y se afirma que el 28 de diciembre de 1960, Salvador Nava y Gonzalo N. Santospactaron” una salida digna al primer movimiento ciudadano del México moderno, de…

Cuando la pendejez desborda

Los huachicol o guachicol, derivan de cuaches o guaches que eran un grupo de guerreros de los wixárikas o wixáricas (que ahora se denominan o conocemos como huicholes) este grupo se pintaba de rojo (colorado con barro de las regiones de Zacatecas) para atacar a sus adversarios, así (como grupo) fueron vendidos para realizar trabajos en los ingenios de la Huasteca (potosina y veracruzana)
En esa actividad, tras la molienda de la caña de azúcar, ellos agregaban alcohol de caña a las tuberías y obtenían un destilado (muy azucarado) que servía para endulzar infusiones de canela, naranja o ciruela y que les “nublaba el entendimiento” (los emborrachaba) eran pues adulteradores de alcohol.
En alguna derivación de esas poco entendidas, el Guanajuato (específicamente en los ductos de Salamanca, algunos grupúsculos de personas de la calle (entre ellos algunos indígenas) se obtenían pequeñas cantidades de combustible para generar calor (y luz) a esos desamparados y por relación los nombraron huach…

Cállate Chacha Lacra

A chente se le conoce como El Golondrino, impuesto por su padre, relacionándolo con un buey de ese nombre que mugía muy fuerte y feo o Mr. Fox, El Internacional y El Grandote que le impuso la cadena regional de Diarios AM, también Ernesto Arroche lo llamó Bisonte, por lo grandote y cornudo, dado que era pública la relación de su esposa (Lilian) con un empresario local.
Durante las campañas para ser gobernador de Guanajuato, un grupo “empresarial” bajo la razón social de Unión Social de Empresarios Mexicanos que encabeza Lorenzo Servitje, aglutinó empresarios locales (guanajuatenses) de León, Irapuato, Celaya; y de entidades como el Distrito Federal, Puebla, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León, Yucatán, Campeche y Sonora; que lo financiaron de manera directa mediante la sobrefacturación en sus actividades empresariales.
Para la campaña de presidente de la república (que inicia desde junio de 1997) una vertiente de financiamiento viene de ese mismo grupo, pero los apoyos a favor de Fox se ampl…