Ir al contenido principal

Un México más político

Desde hace unos días anda circulando en redes una encuesta realizada por Parametría, que El Financero “cabeceó” “Universitarios votan por PAN; los de menor escolaridad, por el PRI” y cuyo cuerpo inicia con un: “las principales características de los votantes de los cinco partidos políticos que van a la cabeza en las encuestas”; el resumen sería: que gana la coalición PRI-PVEM y quizá lo sorprendente es que lograría mayoría absoluta en la Cámara de diputados, pues el 40% en que la coloca, permitiría (según el número de diputados federales uninominales que gane, llegar a más de 250.

En su Fuente, explicando la metodología señala que son 1,200 entrevistas realizadas entre el 18 al 22 de abril de 2015, con una Tasa de Rechazo del 16 %, a personas mayores de 18 años con credencial de elector.

Pero ahora, voy a hacer abstracción de ello, quisiera centrarme en un dato que ahí encontré y me llamó la atención y que parece haber pasado desapercibido para todos los “analistas” de las encuestas.

Pues bien, hay un dato que la empresa recupera en el perfil de Morena diciendo que: “tiene mayor preferencia en los ciudadanos que cuentan con mayores ingresos, más de 15 mil pesos al mes. El 22 % de las personas que cumple esta característica dijo votaría por dicho partido en este proceso electoral pues resulta que para ese nivel de ingreso (más de $15,171 (quince mil ciento setenta y un pesos) las cuatro fuerzas políticas “mayoritarias” (como ellos las denominan) obtendrían exactamente el mismo porcentaje de votación, 22 por ciento.

Es decir, en México, la equidad electoral, no está definida por el nivel de estudio como lo “observan” tanto Parametría como El Financiero; aunque no pude encontrar el cuestionario aplicado y por lo tanto el nivel de ingreso no me queda claro si es personal o familiar; estoy suponiendo que es personal y si a mayor nivel de ingreso mayor conciencia de voto existe, pues un México equitativo es fácil de lograr.

Ya en el terreno del análisis de datos, por cierto en ese nivel de ingreso, nadie vota por el PVEM (quizá también como parte de la conciencia) el voto para PRI, PAN, PRD y Morena es de 22% (quedando 12% de voto para otras fuerzas políticas, exceptuando al PVEM)

Dato per se curioso dice mi niña, pero para mí muy ilustrador de lo que es México; pues hay una correlación directa y a mayor estabilidad económica personal mayor capacidad de expresar de manera libre su preferencia electoral; cuando el ingreso rebasa los 15 mil pesos, puede considerarse mayor pluralidad política.

El México entre “derecha” e “izquierda”, el México entre “conservadores” y “liberales”, el México entre “progresistas” y “moderados” se ubica exactamente en la capacidad de ingreso; no sé si esos 15 mil pesos, sean el “inicio” de la expresión plural, pues el margen anterior va desde más de $4,500 y hasta más de $15,000, es decir un margen que no permite saber a partir de que ingreso, se empieza a manifestar mayor diversidad en materia política, pero me puedo situar quizá en 12 mil pesos.

En cuanto al nivel de ingreso, sólo en el caso del estrato con menor ingreso (menos de $1,517) el dato es abrumador a favor del PRI (ahí seguramente estarán gran parte de los de menor educación, aunque no todos) y eso nos mostraría que son “moderados” o “conservadores” las personas con menor capacidad de consumo y que por el contrario a mayor nivel de consumo mayor posibilidad de ser “progresistas” o “liberales”; pero nada definitivo.

Para esperar un México más plural, debemos hacer un México mejor pagado.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…