Ir al contenido principal

Noción matemática, principio de la noción administrativa

Si hay diferiencia (así) entre 43 mil y 2,150, mucha diferencia (unas 20 veces más o apenas el 5%) pero mucha diferencia, quizá producto de un mal cálculo, quizá producto de un cálculo interesado, pero mucha diferencia.

Para un “administrador” (público o privado) es como comparar al sol con la luna, pero además es una aberración tan inaceptable que en cualquier empresa ya lo hubieran despedido, pues no es lo mismo, ni parecido hacer cálculos sobre 20 veces lo real, sin embargo el hubiera es un modo verbal solo usado por los pendejos para tapar su nivel de incompetencia.

Aun 2,150 escuelas dañadas (que resultan exactamente el 5% de las “estimadas” por Emilio Chuayffet unas horas antes) resulta entre sospechoso y poco creíble, pero aceptemos que hay esa cantidad de escuelas dañadas y que sólo se equivocaron en algún procedimiento (en la solicitud, en el dimensionamiento del daño, en los mecanismos de captación o de concentración de la información)

Hace algunos años Don Jesús tan sólo con revisar una tarjeta de “información” te decía “revisa, por favor, esta cifra” y generalmente esa cifra estaba mal, ese señor tenía además de su sagacidad natural para hacer política, una cosa que se denomina NOCIÓN MATEMÁTICA, con ella era capaz de encontrar errores en la información, pero además le permitía realizar inferencias lógicas que se acercaban mucho a la realidad.

Esa cosa denominada “noción matemática” permitía a los administradores públicos evitar aberraciones y en el peor de los casos quedar como mal informado al saltarse una cifra o evitar señalar un monto a quedar como estúpido al soltarla.

Cualquier Secretario bien informado de su sector, antes de señalar 43 mil escuelas (en 10 estados) se habría saltado la cifra o manejado vaguedades como un 10 por ciento o simplemente “estamos recibiendo la información, pero tenemos entendido que pueden ser muchas
Unas anécdotas:

En 1993 inició la instrumentación del PROCAMPO (ciclo otoño-invierno) entonces la emisión de cheques para el pago de los beneficiaros, se hacía en áreas centrales de la Secretaría de Agricultura; ese ciclo agrícola es como una cuarta parte del primavera-verano (en casi todos los aspectos) y tras cinco semanas de la etapa final (pago a productores que estaba realizando Acerca) el titular del ramo revisando las “alentadoras” cifras de avance en el pago, se quedó pensando una fracción de segundo y levantó la cara para señalar: si pagamos 10 mil cheques por semana y tenemos que pagar 300 mil cheque este ciclo ¿Óscar, cuanto nos vamos a tardar en pagar? SALUD

Como se sabe el pago fue finalmente descentralizado y a pesar de ello, en primavera-verano de 1994 los problemas fueron bastantitos.

Unos diez años antes, en la presentación de los Proyectos Estratégicos al titular de SEP, tras dos horas de una presentación (de aquel entonces) y ya cerca de las 10 de la noche sólo dijo “revisen los datos de grupos a beneficiar, creo que están subestimados” son simplemente ejemplos de lo que un administrador hace a partir de una inferencia.

Pues bueno, esa lógica matemática en un área como la Secretaría de Educación Pública es una herramienta de trabajo elemental y si el señor Chuayffet parece que no la tiene, imagínensen (así) a la hora de contabilizar maestros, luego de discernir entre los formados, los capacitados y los habilitados ¿Qué cuentas habrá de entregar?

SALUD

También puedes ver:

Biografía de lo que ha dejado de hacer Emilio Chuayffet Chemor



Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…