Ir al contenido principal

De Madera a Ayotzinapa, breve repaso

"... no hay peor infortunio en la vida que ser gobernado o enjuiciado por alguien más pendejo que uno
Enrique Canudas

Luego de la época posrevolucionaria en México, el origen de la guerrilla en el país tiene una fecha: 23 de septiembre de 1965, cuando el profesor Arturo Gámiz y el doctor Pablo Gómez encabezaron un grupo armado que asalto el cuartel militar de Madera en Chihuahua, para protestar por el despojo de tierras y el hostigamiento de los ganaderos de la región, que tenían en el gobernador Práxedis Giner Duran, a su mejor aliado.

La página electrónica de Memoria Política de México dice: “El grupo de estudiantes normalistas, maestros y campesinos se lanzaba a un ataque suicida que buscaba sorprender a ciento veinte militares. Estaban decididos: ese 23 de septiembre de 1965 irrumpirían en el cuartel de la población rural de Madera, municipio del mismo nombre, al suroeste de Chihuahua, poniendo en juego sus propias vidas

Ahora a pocos días de haberse cumplido 50 años de ese evento y a unos días de otro evento que involucra a normalistas de Ayotzinapa en Guerrero, quise recordar aquel evento que por cierto dio lugar al nombre de la “liga revolucionaria 23 de septiembre” que durante la segunda parte de la década de los 70 fue la estructura que reivindicó parte de la lucha popular y cuyo órgano de difusión fue la Revista Madera.

Las escuelas normales, especialmente las escuelas normales rurales (que el “finísimo” señor Rubén Figueroa calificó como “cuna de guerrilleros”) son desde siempre, parte actuante en la gestación de conciencia social, en el enarbolamiento de luchas populares, las instituciones creadas por Lázaro Cárdenas y desmanteladas desde 1985 por la “modernidad” proveen a sus educandos de conciencia social.

Ello no es casual, de hecho es resultado de las inequidades y desigualdades sociales que se producen en nuestro país desde siempre, pues la educación normal durante muchos años fue el refugio de capas sociales que no podían o no querían acceder a la educación superior por una cuestión económica o que buscando un ingreso rápido accedían a ella, las normales rurales además eran la única oportunidad de estudio para grandes zonas geográficas.

Eran pues, los normalistas un estrato socioeconómico bajo o muy bajo que buscaban en esas escuelas una posibilidad de ingreso y manutención de sus estructuras familiares; ello cambió a partir de que la educación normal se convierte en parte de la educación superior y “requiere” de bachillerato a los postulantes.

Desgarradora imagen,
 muertos en Madera, Chihuahua,
 23 de septiembre de 1965
En las comunidades de origen de muchos de los normalistas de la segunda mitad del siglo pasado, se vivía además de hambre (miseria) una gran explotación de los recursos (naturales y humanos) por parte de las verdaderas mafias del poder caciquil local, eso fue lo que en 1965 hizo que en Madera, Chihuahua; tras inútiles reclamos de justicia a la autoridad, tras reiterados llamamientos a la intervención preventiva y tras una serie de infortunios; doce guerrilleros, sin el avituallamiento militar básico y sin la menor capacitación en lo que hacían, se enfrentaron a un batallón del Ejército mexicano en sus instalaciones y fueron masacrados.

Así como decenas de miles de mexicanos que en los 70 reclamamos un cambio real de la situación de esas comunidades olvidadas y muchos de nosotros fuimos encarcelados y otros muertos o desaparecidos.

Es así como cientos de mexicanos reclamantes de justicia social en lo que va del presente siglo, han sido sistemáticamente criminalizados e incluso enjuiciados por su pertenencia a la resistencia social.

Es así que hoy esas comunidades (desde Tixtla hasta Madera o desde Tekax hasta Tijuana o desde Oxchuc hasta Valle Hermoso o desde Nombre de Dios hasta Los Chimalapas) siguen sumidas en la mseria, ahí los capos de todas las mafias y todos los clanes siguen saqueando sus recursos naturales, siguen sobreexplotando a su población y siguen (coludidos con las autoridades de todos los niveles de gobierno) asesinando a quienes se oponen a ellos y luego señalándolos como parte de las organizaciones criminales.

Pero como he dicho en repetidas ocasiones, en esas comunidades (en las que no hay ley) hay muchas armas que han sido abandonadas por las verdaderas mafias y sus pobladores están organizándose de manera silenciosa.

Hoy no hay normales rulares en esas comunidades, pero sus pobladores pese a su muy escaso nivel educativo, han alcanzado un nivel de conciencia social que (de no abrir pronto la válvula) llevará a un estallido social.

De Madera a Ayotzinapa, un breve repaso que muestra que tras cincuenta años poco, muy poco ha cambiado en México.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…