Ir al contenido principal

La cultura de la legalidad

la Carta Magna estará vigente cuando prevalezca la cultura de la legalidad” dice el “flamante” presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José María Aguilar Morales; sólo atendiendo a la contundente premisa, la conclusión es clara; con una “clase política” acostumbrada a la ilegalidad, asumida como ajena al cumplimiento de la normalidad; siempre dispuestos a “asegurar” que todo lo que ellos hacen no se viola la ley y que se apega estrictamente a la legalidad.
Ellos siempre dispuestos a demostrar que eso pasa, están dispuestos a nombrar al incondicional del “amigo íntimo” para que lo investigue a él y al amigo, independientemente que a todas luces se observe lo contrario; están dispuestos a volver a violar la ley para hacernos creer que no la violaron antes.

Con una sociedad cada vez más preocupada por satisfacer las necesidades del mañana y sumida en una terrible situación social, política y económica; el manejo de esos artilugios se hace con muy poco éxito.

Ese grupo en el poder que decide y se investiga, para lograr conclusiones que sólo a ellos les parecen legales y esa sociedad cada vez más distante de su clase gobernante; sólo llevan a una lugar.
La vigencia de nuestra Carta Magna, desde su misma promulgación hace ya 98 años, es sólo una ilusión, ahí se establecen derechos inaplicables; se otorgan garantías irreclamables; en ella se hacen pronunciamientos sólo de carácter enunciativo, sin responsables de cumplirlos.  Todo el entramado legal está elaborado para beneficio de unos cuantos, para hacer de México un país mucho más injusto.

Sólo citar que no hay tipo legal alguno para castigar la corrupción de funcionarios públicos y que los tipos legales aplicables son prácticamente inaplicables.

Bien, nuestro marco legal sólo nos deja el camino para retomar en nuestras manos el derecho inalienable a nuestro bienestar, cosa parece acercarse cada vez con mayor velocidad.

Hoy hasta organismos internacionales defensores de derechos humanos, han dejado claro que “no hay nada que aplaudir” y no lo hay porque hemos dejado, desde hace tres décadas, que un grupito siga haciéndonos creer que lo están haciendo de maravilla pese a que la gran mayoría de los mexicanos sabemos que las cosas empeoran a diario.

La cultura de la legalidad se construye a partir de la observancia irrestricta de la ley y, en su caso, la aplicación de la sanción pertinente, pero si en México seguimos viendo a un grupo de inalcanzables, el resto de la población asume que ellos también tienen derecho a no cumplir con la ley.

El México legal se alcanza a partir de obligarlos a dejar esas canonjías, a abandonar sus fueros que los han librado de la aplicación de la ley.

Sólo como cultura general, ese señor que cobra mucho dinero por presidir una institución, es el responsable de que la legalidad se parte de la cultura.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…