Ir al contenido principal

Estado militarizado = Estado fallido

Hace unos años, leía un dossier de un consultor para América latina de la ONU, en el que se hacía la advertencia de que México, al militarizar sus fuerzas de seguridad pública, debía evitar un doble peligro, por una parte, la violación de derechos humanos (creo que el texto al que hago referencia estaba enfocado a graves violaciones de derechos humanos de parte de la milicia y también creo que era de finales de los 90) y por otra la sublevación de parte de los militares ante la eventualidad de ser rebasados por las circunstancias.

Tras leer y ver lo que está aconteciendo en parte del territorio michoacano, no puedo más que pensar en que cuando menos ese pedazo de México (aunque también otros) ya es un estado militarizado, de hecho la ONU define al estado militarizado como aquel “en el que las fuerzas militares dominan y nombran mandos de seguridad” y cuando menos hace 15 años en que eso pasa en casi todo el territorio nacional.

Recordando que debajo de la asfixiante realidad de un estado militarizado, se percibe siempre señales de una sociedad diferente que lucha por nacer, que lucha por lograr estándares de desarrollo y que lucha por liberarse del yugo; por lo tanto, una sociedad que puede enfrentarse a la situación militar que le domina.

La sociedad mexicana, parece haberse resignado a la presencia cada vez más asfixiante de militares en sus calles, incluso a la aceptación de un “estado militarizado” a cambio de sentirse más segura, sin embargo, la condición básica no ha sido cumplida, hoy la sociedad mexicana no se siente más segura que en 2008 o que en 2005, es más no se siente más segura que en 1995 o en 1984.

Hay regiones enteras de nuestro país en donde la violencia criminal desafía, incluso directamente, a las autoridades ejecutivas o judiciales, sin que incluso la presencia militar, encuentre medios adecuados para imponer la ley y el orden en protección de la población.

Decenas de miles de muertes, miles de secuestros, cientos de miles de extorciones, miles de desaparecidos anualmente; muestran la incapacidad de la autoridad toda por contener la criminalidad y reflejan en la población desanimo e incluso malestar contra los encargados de lograr esa tranquilidad.
Ya hay además innumerables experiencias de estructuras sociales encargadas de la seguridad de amplios territorios y ni que decir del explosivo crecimiento de cuerpos de seguridad privada que protegen intereses privados de quienes pueden pagarla.  SALUD

Así, por una parte la milicia está a disgusto con la “encomienda” que le han impuesto y algunos sectores de ella ha manifestado esa situación de manera clara y por otro, capas de la población (organizada o no) están a disgusto con la incapacidad de las fuerzas armadas para contener la delincuencia.  SALUD

En el diagnóstico general de la situación que vive México, se destaca la incapacidad de las estructuras de inteligencia para ir al fondo del problema, pues se descabezan cárteles pero no se debilitan las estructuras, especialmente no se atacan los centros neurálgicos de operación como son sus finanzas o su fuerza de fuego.

Esas estructuras criminales con otro capo al frente siguen operando y generalmente lo hacen con mayor violencia (para tratar de marcar un nuevo liderazgo y para deshacerse de los elementos internos que no consideran leales o de los enemigos (aunque sean mucho menos peligrosos que ellos)
Las escaladas de violencia tras la desaparición de un capo son “oportunidades” para los que han esperado pacientemente ocuparse de la actividad.

Loas fuerzas armadas nacionales, sin entrenamiento especializado en materia de seguridad pública, pueden custodiar, realizar acciones de “inteligencia”, detener, poner a disposición de autoridad competente a los criminales, sin embargo, al contrario de las fuerzas de seguridad pública civil no están facultados para dar seguimiento al caso.

La criminalidad ha coptado tanto a autoridades ministeriales como a autoridades judiciales y basa su capacidad de operación en la “deficiencias” con que se presentan sus consignaciones o en su capacidad de “convencimiento” de los jueces con cohecho o con violencia.

Estamos viviendo un Estado militarizado y paramilitarizado, hay pugnas por los territorios que resultan claves para el crimen, lo que está ocurriendo es que la población civil se está viendo cada vez más afectada y se siente cada vez más indefensa ante la inseguridad y más proclive a enfrentarse a sus atacantes o a quienes considera responsables de ese estado de cosas.

El primer riesgo, proviene de que la autoridad militar se canse de presentar a los detenidos y decida hacer justicia con sus propias armas y el segundo de que las organizaciones o la sociedad en su conjunto se canse de esperar justicia y se enfrente al “aparente” incapacidad de sus fuerzas de seguridad y se enfrente a ellas.

Un estado fallido se mide en función de:
  • Pérdida de control físico del territorio, o del monopolio en el uso legítimo de la fuerza.
  • Erosión de la autoridad legítima en la toma de decisiones.
  • Incapacidad para suministrar servicios básicos.
  • Incapacidad para interactuar con otros estados, como miembro pleno de la comunidad internacional.

Parece que ya hay amplias muestras de todo ello (incluso del último)


SALUD

Comentarios

  1. Mientras los mexicanos, (TODOS) Sigamos con la venda autoinfligida del valemadrismo y la apatía, a pesar del hambre, corrupción y pobreza, nada o poco podremos hacer...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Moreno futuro de edoMex

Antes que cualquier cosa, esto no es una encuesta, tampoco está basado en conocimientos profundos y “serios” de la población de esa entidad federativa; es un simple análisis estadístico (muy fragmentado) a nivel sección electoral (hasta donde se puede) con datos del IEEM (que por cierto carece de una absoluta falta de ética y sistematicidad en la presentación de sus resultados electorales) desde 1990 y hasta 2015.
Después, para todos aquellos que hablan de voto duro de los partidos políticos (como si supieran de lo que hablan) les puedo decir que hay secciones electorales que en las tres elecciones 1996 Diputados locales, 1999 Gobernador y 2000 Diputados locales ganan los tres partidos políticos “mayoritarios” hasta con una diferencia de 25 puntos porcentuales entre una y otra; sin mayor explicación que la que ya señalé en Cuajimalpa, tierra del crimen organizado.
Empecemos por señalar que el edoMex es la entidad federativa con el mayor padrón electoral del país (por eso resulta tan imp…

Simplemente nos sale bien (es nuestra naturaleza)

Pensaba dejar descansar al peñejo, pero ni cómo ayudarlo, dicen que dijo “ni un presidente, ni yo me levanto pensando como joder a México” … “es más ningún gobernador se levanta pensando como robar, simplemente es parte de nuestra naturaleza” (debió haber concluido); me acordé tanto de la fábula del alacrán y la rana, lo vi tan vívido, que no podía parar de reír (aunque esto no es cosa de chiste) y haya querido parecer "chistoso"
Pues como dijo algún comentarista de radio: “se puso de a pechito”, para rematar diciendo: “habrá alguien que cuide su imagen” y como dije antes el idiota del pueblo sigue lucrando con su “aparente” estupidez, él desde la campaña dejó claro que estaba “invirtiendo” para recuperar su inversión con creces, él como muchos de los gobernadores (de todos los partidos políticos) buscan a sus “amigos”, se ponen de acuerdo con los verdaderos poderes para que les apoyen con recursos y a cambio les “ofrecen” algunos negocios para reponer sus “apoyos
Ya desde la…