Ir al contenido principal

Ya mero logramos un México en paz

Tras tumbos de un año en el que el discurso bélico desapareció del lenguaje oficial y muchos de los actos de violencia cotidiana fueron simplemente desaparecidos de los “medios” de comunicación, apenas la semana pasada fue publicada la “lista de los delincuentes detenidos” tras un exhorto del IFAI para que la PGR lo realizara.

Con ese paso insignificante, regresamos a la guerra de caldeRon, el discurso bélico regresa a ser parte del discurso oficial y ya para ayer en otra de las puntadas del señor Peña “nos acercamos a la primera meta nacional que nos trazamos como Gobierno: lograr un México en pazSALUD

En el cambio de discurso (supongo intencionadamente) se cambia la estrategia de comunicación y se transmite ahora a la población una nueva sensación de tranquilidad hacia el futuro inmediato: no acercamos, como si la buena voluntad o el discurso en sí trajera la paz, como si la época fuese capaz de lograr la paz.  SALUD

Recuerdo hacia 1984 y la primera campaña de medios para la preinscripción de educación básica, un tecnólogo de la comunicación nos “instruyó” sobre el “valor de comunicar la cercanía de algo en esos términos” pues “no comprometes tiempo ni espacio para que sucedaSALUD

Ese valor de comunicar sin decir, sin informar, sin comprometer, que ahora parece ser moneda común de la administración y lejos de servir, se queda en vergüenza.

Aun entendida la paz como la ausencia de guerra, la no existencia de conflicto, la forma de sobrellevar un estado, la paz en México está lejos en el tiempo y muy ausente para millones de familias que se enfrentan a diario con el hambre, con la inseguridad en el empleo, con la falta de certeza en lo que habrán de hacer en el futuro y de lo que será ese futuro para sus descendientes.

Atendiendo a la concepción integral del término, México ingresó a un espiral de violencia social desde mediados de la década de los 80, con inseguridad en todos los aspectos básicos de su futuro, la falta de sosiego de las familias mexicanas, está presente a diario en sus mesas, en sus camas, en su camino, en su forma diaria de relacionarse con el resto de la población.

Primero el empobrecimiento nacional, resultado de administraciones económicas desastrosas, después una escalada de rapiña de parte de los grandes grupos comerciales nacionales e internacionales que orillaron al gobierno a ceder parte de la renta nacional y de la soberanía, la presencia de guerra (en el sentido lato del término) a mediados de los 90 sólo es resultado de la incapacidad del Estado (todo) para atender en la raíz los grandes problemas nacionales, especialmente los relacionados con las poblaciones más marginadas e históricamente olvidadas.

Hoy incluso, esas poblaciones, lejos de haber logrado atención, son parte de la deuda que seguimos manteniendo.

El golpe al sistema político acertado por les mexicanos en 2000 es resultado de esa escalada de violencia institucionalizada ejercida por sus “administradores” y muestra del hambre de justicia que ya entonces era inaplazable y hoy sigue siendo reclamo cotidiano.

La violencia desatada por la inconformidad social respecto de la anhelada “democracia” y los innumerables traspiés del burro habilitado para administrar un país que le quedó grande, escaló la violencia en una constante descomposición de las relaciones sociales, llevando incluso a violencia al interior de las familias mexicanas.

Esa violencia institucional e institucionalizada se presenta de manera formal con una declaración de guerra a los carteles del crimen organizado, que sólo produjo muerte y mayor desolación para la población.

Hoy hay unos 200 mil mexicanos desplazados que intentan rehacer su vida y patrimonio en lugares ajenos a su vida cotidiana, hay más de 100 mil familias enlutadas por la muerte y desaparición de sus seres queridos y hay un corredor de absoluta angustia social que lejos de serrarse para acercar a la paz, se ahonda para mostrar inseguridad permanente.

La paz, entendida como tranquilidad está a lustros de venir, pero según Peña, “nos acercamos” como si fuese cuestión de nosotros hacerlo, como si sólo dando pasos sociales hacia allá, la fuésemos a alcanzar.

Pues vaya un abrazo a las familias indígenas que hoy seguramente con abundancia de buenos deseos festejarán esa pronta llegada.

Un caluroso saludo a los millones de mexicanos que desde su pobreza alimentaria, desde su marginación social están contribuyendo a que un grupito de acaudalados pueda seguir con una vida llena de lujos.

A los cientos de miles de familias clase medieras que con algún festejo contribuirán al “acercamiento” de la paz.

Claro, como olvidar a ellos, a los valientes servidores públicos que con su cobardía entregan México y su patrimonio a los que lo pueden adquirir, a los más indecibles intereses.

SALUD y PAZ, como decíamos algunos en la olvidada década de los 60.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…