Ir al contenido principal

Ya mero logramos un México en paz

Tras tumbos de un año en el que el discurso bélico desapareció del lenguaje oficial y muchos de los actos de violencia cotidiana fueron simplemente desaparecidos de los “medios” de comunicación, apenas la semana pasada fue publicada la “lista de los delincuentes detenidos” tras un exhorto del IFAI para que la PGR lo realizara.

Con ese paso insignificante, regresamos a la guerra de caldeRon, el discurso bélico regresa a ser parte del discurso oficial y ya para ayer en otra de las puntadas del señor Peña “nos acercamos a la primera meta nacional que nos trazamos como Gobierno: lograr un México en pazSALUD

En el cambio de discurso (supongo intencionadamente) se cambia la estrategia de comunicación y se transmite ahora a la población una nueva sensación de tranquilidad hacia el futuro inmediato: no acercamos, como si la buena voluntad o el discurso en sí trajera la paz, como si la época fuese capaz de lograr la paz.  SALUD

Recuerdo hacia 1984 y la primera campaña de medios para la preinscripción de educación básica, un tecnólogo de la comunicación nos “instruyó” sobre el “valor de comunicar la cercanía de algo en esos términos” pues “no comprometes tiempo ni espacio para que sucedaSALUD

Ese valor de comunicar sin decir, sin informar, sin comprometer, que ahora parece ser moneda común de la administración y lejos de servir, se queda en vergüenza.

Aun entendida la paz como la ausencia de guerra, la no existencia de conflicto, la forma de sobrellevar un estado, la paz en México está lejos en el tiempo y muy ausente para millones de familias que se enfrentan a diario con el hambre, con la inseguridad en el empleo, con la falta de certeza en lo que habrán de hacer en el futuro y de lo que será ese futuro para sus descendientes.

Atendiendo a la concepción integral del término, México ingresó a un espiral de violencia social desde mediados de la década de los 80, con inseguridad en todos los aspectos básicos de su futuro, la falta de sosiego de las familias mexicanas, está presente a diario en sus mesas, en sus camas, en su camino, en su forma diaria de relacionarse con el resto de la población.

Primero el empobrecimiento nacional, resultado de administraciones económicas desastrosas, después una escalada de rapiña de parte de los grandes grupos comerciales nacionales e internacionales que orillaron al gobierno a ceder parte de la renta nacional y de la soberanía, la presencia de guerra (en el sentido lato del término) a mediados de los 90 sólo es resultado de la incapacidad del Estado (todo) para atender en la raíz los grandes problemas nacionales, especialmente los relacionados con las poblaciones más marginadas e históricamente olvidadas.

Hoy incluso, esas poblaciones, lejos de haber logrado atención, son parte de la deuda que seguimos manteniendo.

El golpe al sistema político acertado por les mexicanos en 2000 es resultado de esa escalada de violencia institucionalizada ejercida por sus “administradores” y muestra del hambre de justicia que ya entonces era inaplazable y hoy sigue siendo reclamo cotidiano.

La violencia desatada por la inconformidad social respecto de la anhelada “democracia” y los innumerables traspiés del burro habilitado para administrar un país que le quedó grande, escaló la violencia en una constante descomposición de las relaciones sociales, llevando incluso a violencia al interior de las familias mexicanas.

Esa violencia institucional e institucionalizada se presenta de manera formal con una declaración de guerra a los carteles del crimen organizado, que sólo produjo muerte y mayor desolación para la población.

Hoy hay unos 200 mil mexicanos desplazados que intentan rehacer su vida y patrimonio en lugares ajenos a su vida cotidiana, hay más de 100 mil familias enlutadas por la muerte y desaparición de sus seres queridos y hay un corredor de absoluta angustia social que lejos de serrarse para acercar a la paz, se ahonda para mostrar inseguridad permanente.

La paz, entendida como tranquilidad está a lustros de venir, pero según Peña, “nos acercamos” como si fuese cuestión de nosotros hacerlo, como si sólo dando pasos sociales hacia allá, la fuésemos a alcanzar.

Pues vaya un abrazo a las familias indígenas que hoy seguramente con abundancia de buenos deseos festejarán esa pronta llegada.

Un caluroso saludo a los millones de mexicanos que desde su pobreza alimentaria, desde su marginación social están contribuyendo a que un grupito de acaudalados pueda seguir con una vida llena de lujos.

A los cientos de miles de familias clase medieras que con algún festejo contribuirán al “acercamiento” de la paz.

Claro, como olvidar a ellos, a los valientes servidores públicos que con su cobardía entregan México y su patrimonio a los que lo pueden adquirir, a los más indecibles intereses.

SALUD y PAZ, como decíamos algunos en la olvidada década de los 60.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inocentes

Dicen que Herodes, enfureció tras enterarse del nacimiento del futuro Rey de Israel y (este día) ordenó a sus soldados que mataran a todos los niños menores de dos años de la ciudad de Belén y alrededores para así asegurarse de que muriera el anunciado Mesías; dicen que esa fecha trágica de la fiesta religiosa, se convirtió en la celebración pagana del Día de los Santos Inocentes (que por cierto en algunos países anglosajones puede semejarse al Fools' Day (el "día de los tontos", el 1 de abril).
En México se dice que el gobernador de Chiapas, Julio César Ruiz Ferro, junto con el secretario ejecutivo del Consejo estatal de Seguridad, Jorge Hernández Aguilar, sobrevolaron la zona de Acteal el día de la masacre (22 de diciembre de 1997) y gritó algo así como “ahí tienen su día de los santos inocentes
También se supone y se afirma que el 28 de diciembre de 1960, Salvador Nava y Gonzalo N. Santospactaron” una salida digna al primer movimiento ciudadano del México moderno, de…

Cuando la pendejez desborda

Los huachicol o guachicol, derivan de cuaches o guaches que eran un grupo de guerreros de los wixárikas o wixáricas (que ahora se denominan o conocemos como huicholes) este grupo se pintaba de rojo (colorado con barro de las regiones de Zacatecas) para atacar a sus adversarios, así (como grupo) fueron vendidos para realizar trabajos en los ingenios de la Huasteca (potosina y veracruzana)
En esa actividad, tras la molienda de la caña de azúcar, ellos agregaban alcohol de caña a las tuberías y obtenían un destilado (muy azucarado) que servía para endulzar infusiones de canela, naranja o ciruela y que les “nublaba el entendimiento” (los emborrachaba) eran pues adulteradores de alcohol.
En alguna derivación de esas poco entendidas, el Guanajuato (específicamente en los ductos de Salamanca, algunos grupúsculos de personas de la calle (entre ellos algunos indígenas) se obtenían pequeñas cantidades de combustible para generar calor (y luz) a esos desamparados y por relación los nombraron huach…

Cállate Chacha Lacra

A chente se le conoce como El Golondrino, impuesto por su padre, relacionándolo con un buey de ese nombre que mugía muy fuerte y feo o Mr. Fox, El Internacional y El Grandote que le impuso la cadena regional de Diarios AM, también Ernesto Arroche lo llamó Bisonte, por lo grandote y cornudo, dado que era pública la relación de su esposa (Lilian) con un empresario local.
Durante las campañas para ser gobernador de Guanajuato, un grupo “empresarial” bajo la razón social de Unión Social de Empresarios Mexicanos que encabeza Lorenzo Servitje, aglutinó empresarios locales (guanajuatenses) de León, Irapuato, Celaya; y de entidades como el Distrito Federal, Puebla, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León, Yucatán, Campeche y Sonora; que lo financiaron de manera directa mediante la sobrefacturación en sus actividades empresariales.
Para la campaña de presidente de la república (que inicia desde junio de 1997) una vertiente de financiamiento viene de ese mismo grupo, pero los apoyos a favor de Fox se ampl…