Ir al contenido principal

Entre pobreza y porvresa

“A veces temo que la gente de los países ricos haya olvidado a tal punto lo que quiere decir ser pobre que ya no podemos sentir o conversar con los menos afortunados. Debemos aprender a hacerlo.”
Charles Percy Snow


Aunque la lectura fue impecable, y el dato del INEGI es correcto (aunque la metodología de medición sea diferente a la de otros países del OCDE), el señor Peña olvida señalar que hoy en México dos terceras partes del empleo está en actividades ilegales (informales les llama la burocracia encargada de la administración de la mediocridad) y que esos empleos no cuentan con los “beneficios” de seguridad social.

El empleo de personas para vender tamales o panes desde las 5 a.m. es una realidad lacerante de nuestra ciudad, pero la “ocupación” de los jornaleros migrantes, de familias completas que en campos de siembra (estilo campos de concentración nazis) tienen jornadas que van desde la 6 a.m. hasta las 20 o 22 horas, con apenas unos minutos para tragar un plato de frijoles y unas tortillas, sin autoridad que sea capaz de interceder en su favor.

La pobreza de los trabajadores mexicanos (de todos) no es algo que se haya gestado de unos años, es una circunstancia que desde mediados del siglo pasado, sistemática y metódicamente las administraciones gubernamentales (todas) han permitido, solapado e incluso animado.

Hace unos días hablé de la industria automotriz y los niveles de empleo que en ella se “ofrecen” del mercado interno y el “fortalecimiento” que se pretende, mientras la realidad del consumo nacional se realiza en condiciones económicas marginales, mientras 28 por ciento de la población subsiste en una economía de autoconsumo y más del 10 por ciento de ella no le alcanza para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, el titular del ejecutivo federal se congratula, se auto regodea y se deleita con haber alcanzado 5.2 por ciento de desempleo (en sus mediciones) y “estar avanzando hacia la competitividad económica que demanda el mundo”  SALUD

Estamos agradando al resto de las economías, estamos haciendo de nuestra economía el país que el resto del mundo quiere, estamos olvidando las verdaderas necesidades locales para lograr el deleite y congratulación de nuestros socios comerciales.

Mientras Brasil reconvirtió su incipiente desarrollo industrial hacia adentro y China ahora voltea a ver las necesidades locales, México se encarga de llevar teléfonos celulares, refrigeradores y automóviles a las economías desarrolladas de la OCDE.

Las políticas públicas en materia de desarrollo económico están puestas en la cantidad de recursos del extranjero que van a venir a nuestro país para generar “crecimiento económico” para después propiciar el desarrollo, mientras que economías emergentes pusieron y ponen sus esfuerzos en el desarrollo local para que ello atraiga a los capitales que consolidarán el crecimiento.

Para México, las reglas del juego se agotaron y que urgen nuevas reglas para caminar hacia un futuro donde todos quepamos, y el camino de la autocomplacencia gubernamental (respecto de lo bien que lo estamos haciendo) dejó de ser el camino de los mexicanos.

Hace algunos años (antes de la llegada de este siglo) nos decían que una vez consolidado el crecimiento tendíamos desarrollo económico, Fox convenció a amplias capas de la población con lograr crecimientos del 7 por ciento anual (y no lo logró ni acumulando todos los años de gobierno), Calderón se autoproclamó el candidato del empleo y al final sólo empleo a sus amigos y esta administración nos promete la modernidad a través de las reformas innovadoras, pero casi todas esas reformas están tan mal hechas o quedan tan mediocremente confeccionadas que terminaremos la administración con nuevas leyes, pero sin haber crecido y menos desarrollado la economía nacional.

Ya hoy la primera gran reforma (la laboral) está absolutamente rebasada y lejos de los 350 mil empleos que generaría este año, la tendencia es inercial y para allá ven las otras grandes reformas propuestas.

Así pues la porvresa de nuestros administradores es de tal magnitud que en su cultura de la mediocridad cualquier cosa que parezca buena para ellos, deberá ser buena para el resto de los mexicanos, no tienen la menor idea de lo que México y los mexicanos necesitan, pero a pie juntillas consideran que lo que el mundo espera de México, es lo mejor para los mexicanos.


SALUD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…

Desastres naturales vs desastre gubernamental

Dos movimientos telúricos en un lapso de menos de 15 días el primero, el mayor que se haya sentido en México desde que se tiene registro de ellos y el segundo (cuando menos que yo recuerde) el primero con esa magnitud en tierra firme, uno as unos kilómetros de Chiapas y el otro en los límites de los territorios de Puebla y Morelos.
El primero día siete de septiembre, que actuó contra poblaciones del sur del país, causando el mayor daño en el Istmo de Tehuantepec, en una ya muy de por sí olvidada y depauperada zona; apenas habían reaccionado nuestros “ilustrísimos” personajes públicos y estaban realizando (o cuando menos eso decían) los censos de daños (como si un censo sirviera para algo) y un nuevo cataclismo que me hizo recordar (de manera vívida) una imagen satelital que mostraba la devastación causada en Managua por un sismo de 6.5 grados Richter a unos Kilómetros de esa capital Centroamericana en 1972 y pensar en la inmensa pérdida humana, material y financiera que podría ocasiona…